CAPRICORNIO

3612_001-page-0

CAPRICORNIO

“ Capricornio; que eres un capricornio, por eso eres tan frágil, pero tienes el cogote de tauro; y por eso eres una contradicción. Eres un culo de mal asiento “.

Le predijo su bisabuela paterna, La Meiga le decían, porque era medio bruja.

SITUACIONISMO LIBERTARIO

“ El verdadero revolucionario no abedece a nadie más que a sí mismo “.

Guy Bedord

A veces las malas jugadas de la memoria le devuelven a uno a las saudades de la adolescencia cuando ya es un pasado imposible de volver; porque se está en el otoño de la vida, arrastrando las hojas secas hacia el invierno.

Y, se tiene por fin la certeza de que la vida fue muy putona.

EL ARTE DE LA MEMORIA

La gran virtud de comunicación del hombre es tener la voz, esta genera las palabras y estas a su vez se expresan en la escritura, en la literatura.

La voz, la palabra, la escritura.

Es la gran ecuación que califica el pensamiento humano y la conserva y la perpetúa a través de los tiempos para dejar el testimonio de su memoria.

Sin embargo, sucede a veces, que los hombres pierden el sentido de la orientación, andan desnortados y sin memoria y sin poder entenderse.

Entonces, es el momento gris de los iluminados charlatanes, los embaucadores, los elegidos por la masa boba, que surgen de la nada y atacan a la memoria.

EL ARTE DE LA LOCURA

Cabalgaba el Quijote por las llanuras de La Mancha llenándose de sus paisajes lunares bañados por los plenilunios en las noches del otoño de su vida errante.

Oteaba el horizonte con su mirada de lince ibérico, golpeaba al viento gélido de la noche manchega con su porte de hijodalgo pobre, coronaba su testa con un casco de pulido latón, empuñaba con fuerza la tosca alabarda de madera de olivo, la adarga de cuero crudo de chivo y picaba las espuelas en los costillares pelados de Rocinante.

Atrás, seguía su huella Sancho, peinando estoico los pasos de su señor.

De pronto El Quijote levanta la voz que le sale ronca y profunda a esa hora de los maitines .

-Vamos bien Sancho ? -.

Pregunta el hidalgo.

El fiel escudero, le dirige una mirada de conmiseración, lanza un suspiro profundo y responde :

-Sí mi señor, vamos bien ! -.

Sancho está segurísimo que su señor, el ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha, en ese instante de la madrugada ibérica, es la encarnación misma de la locura más sublime de la caballería andante.

Es el arte de la locura.

LA BIOLOGÍA DE LA ESTEPA

Los colegas sociólogos del futuro tienen mucha labor por delante.

Aplicando las teorías arrinconadas de Darwin, Marx y Freud deberán explicar las involuciones cerriles en que degeneraron las democracias de las “sociedades meridionales” con patologías paleolíticas, cuando se esperaba todo lo contrario por la heróica resistencia que las precedieron con la esperanza de regenerar en estados de derecho y libertad.

EL PUTO AMO

Si nos guiamos por la sociología y la psiquiatría modernas, tenemos el deber de explicar las dos categorías de personajes que nos plantea la sociedad contemporánea meridional (suburbios del tercer mundo), y no nos dejan otra alternativa. (pueden haber más categorías).

Los personajes de destino y carácter.

Carácter .- Son los que aparecen después de rescatada la democracia y diezmadas las vanguardias ilustradas en el siglo pasado.

Son los llamados “ iluminatis ”. Estos se aparecen de los oscuros rincones de las emergencias; no nacen, no crecen, no mueren, parasitan.

No tienen trayectoria, currículum, méritos ponderables menos memoria. Son personajes de ficción que se repiten en el día a día. No con mensajes de orientación; sino, ocurrencias de opereta.

Acumulan títulos, grados, nominaciones y poder como los dictadores del pasado, son los : Putos Amos del presente.

Destino .- La antítesis, son personajes épicos o trágicos; nacen, hacen trayectoria y mueren, generalmente jóvenes, son los mitos, las leyendas; porque vuelven en el tiempo como referentes de la memoria.

Reciben la herencia de la historia, la laboran creando posibilidades y parten del mundo de los vivos, dejando lecciones a la posteridad.

Transitan sin tregua a través del corredor dialéctico del tiempo.

Son los personajes con destino de héroes desde su cuna.

Dejamos este tema como una labor más para los entomólogos de la historia del futuro.

-QUIÉN ERES FORASTERO ?.

-SOY EL HOMBRE DE CAMUS !. – el extranjero -.

Se bajó el Marqués del tren que regurgitó la boca negra del túnel de Sao Bento, como un suspiro peristáltico de lo profundo de sus intestinos oscuros, misteriosamente movidos con el ajetreo de la víspera del natal portoense.

La vieja estación de Sao Bento, consuelo de sus llegadas y partidas desde cuando apareció desesperado buscando una cabeza de playa para aislarse y escribir sus memorias.

Su periplo de caminante solitario, de navegante Ulises desnortado. Vagabundo  espectral que llegaba cruzando su espacio mítico arrastrando los aparejos de su historia.

Llegaba esta vez sombreando su figura con su gabán silverado y sus solapas levantadas, su boina gris de maqui afrancesado, su foulard de pelo de hermelin azabachado y su eterno bastón de anticuario con aires de perdulario.

Tal que parecía un antiguo pseudo aristócrata, pulcro, elegante y de pasión suicida.

En realidad, solo era un exconvicto del tiempo de las dictaduras en el siglo pasado.

Un salido de otro momento, una otra época, otra vida, otra historia, otras voces, otra memoria.

Un huido del tiempo del olvido, huido de una otra función, un otro escenario, un otro culebrón de hombre marcado; un “ wanted “ con precio de vivo o muerto, o mejor ejecutado.

Llevaba como siempre en las alforjas de su magro equipaje, el guión de una película que bien lo sabía nunca se rodaría, porque sus protagonistas estaban condenados a vagar en el silencio, la indiferencia y la ingratitud sobre todo de la furia de los instintos cinegéticos de la canalla negacionista.

Así nuestro personaje, cruzó raudo la estación bajo la lluvia detenida de diciembre, ajustándose la boina gris, el gabán silverado y jalando su valija VIP hacia la puerta de salida. Siempre apoyando las corvas de los muslos en el bastón de anticuario, marcando su andar cansino agotado de tiempo e historias.

Aunque se le delataba que deseaba mostrar cierto garbo, cierta altanería al caminar derecho, quería disimular con estilo de Marqués Tronado el peso de los años y la disipación de su puta vida.

Ya una vez fuera, vió el albedrío de los taxistas que cazaban turistas deshorientados y desesperados de llegar a sus hoteles cercanos, sin embargo los garotos del volante se regodeaban rumbeandolos con vueltas descomunales por donde había más tráfico para que avance el taxímetro deborando euros por la libre.

Y así poder rebañar un sobre pago como aguinaldo extra para parar la olla del sancocho del bacalhao navideño.

Ese plato único y sencillo de ricos y pobres : bacalhao, patatas, acelgas y zanahorias hervidas en agua con sal. Así de simple, sin pretensiones sibaríticas, comida humilde como ellos mismos.

La diferencia estaba en el degustado de los vinos.

El pudiente cata caldos de crianza gran reserva de arriba de los 15 euros, decantados de cepas seleccionadas de las viñas del Algarve.

El pobre se conforma con vinos de combate engarrafados en plástico, de abajo de los 4 euros. O de llano tetra pak de centavos de euro, en todo caso el vino no puede faltar en el yantar navideño.

Por lo demás, todos querían libre circulación; festejar bastante y trabajar poco.

OPORTO TRISTE

-Lisboa  – Me comentaron los lisboetas en las tertulias del Hiper Saldanha en el mero  centro de Lisboa-. Es una ciudad abierta, moderna, de avenidas amplias, oxigenadas y, sobre todo luminosas -.

-Porto, es una ciudad triste, oscura, de callecitas pequeñas y aceras angostas, farolas mustias, llenas de gatos y cagadas de perro -. Concluyeron pretenciosos.

En efecto .-

Porto tiene calles de empedrados tristes que suben y bajan de iglesia a iglesia, encabritándose en sus colinas como si quisieran mirar al otro lado del Atlántico, mar adentro, hasta las playas doradas de Copacabana o el Cristo del Corcovado.

Sus atalayas de piedras amarillas careadas de musgo, se yerguen para vigilar el atracadero de Riveiro y sus rompeolas de Matosinhos, más allá se vé la espuma blanca que festonean las quillas de sus barcos ravelos en el estuario del Douro.

Porto es triste .- Porque en sus dias de viento helado, su lluvia tenaz está suspendida en el aire; copiosa, ruidosa y vertical, sus gaviotas se dejan caer en picado sobre cualquier chucheria que parezca pienso.

Las miradas del honorable, se enzarzan escrutando a través de los humos espesos que sueltan las tostadoras de castañas impregnando el ambiente de ese olor dulzón a azucar quemado. Transitan rasantes los paraguas golpeando sin pedir disculpas.

Porto es triste .- Y cada mañana sus aceras angostas y raquíticas son aseadas por sus vecinos a golpes de agua y lejía como en los pueblos de las aldeas.

El tranvia de turistas Bolhao, puja asmático subiendo y bajando por sus rieles chirrionas, en sus colinas festoneadas de casonas viejas, desde las alturas a los niveles del mar, mientras la lluvia aguarda parada en los embarcaderos de paseantes o, en las puertas de la tasquinhas con tufo a bacalhao cocido con ajo.

Porto es triste .- Porque siempre está mojado por esa humedad  de hongos que le castiga desde las costas del mar y los sopores que suben del Douro, por sus cloacas trancadas y las bolsas de desperdicios que se acumulan en sus esquinas.

Por sus muchedumbres de necesitados que se pasean abatidos mirando los escaparates de las tiendas, sin intención de comprar; porque los dineros son cada vez más escasos. La crisis perdona a los bancos, no perdona a los pobres.

Porto es triste .- Hasta cuando festeja su revolución de los claveles. Sus mujeres bailan solas en los predios del mercado Bolhao los fados, enarbolando las ramitas mustias de claveles de abril de rojos desleidos.

Los hombres las miran con la vista perdida y el tufo a vinho barato.

Porto, es triste hasta en el recordatorio de su revolución épica; la de los Claveles Rojos.

SEMBLANZA DE NAVIDAD

Es la festividad de la paz, el amor, la reconciliasión.

Cuelgan las guirnaldas de luces, los retablos se veneran, suenan los villancicos, los niños cantan golpeando las panderetas para pedir el aguinaldo :

“ Pero mira como nadan / los peces en el mar.

“Pero mira como nadan. / Para ver a Dios nacer.

Las familias vuelven al viejo hogar, se olvidan las rencillas, los lios del pasado, los tiempos difíciles, los resquemores, las reyertas. Todo se deja en el umbral de la puerta para entrar al hogar a compartir en armonía el pan, el vino y el lechal de la navidad.

Hechas las últimas compras; los pavos, los lechones, los embutidos, los vinos, el turrón, el anís, los mantecados y el orujo de fina vid. Por fin se disfruta del calor del hogar.

Nuestro Marqués, también se hizo la idea de pasar esa navidad como en familia, con una familia prestada, familia alquilada. Pero como todo lo prestado al fin y al cabo no deja de ser ajeno, acabó viéndose solo y abandonado.

La navidad, como toda fiesta íntima es de quienes están vinculados por lazos de sangre. Un foráneo, es un foráneo y siempre acaba sintiéndose fuera de juego.

QUIEN ERES FORASTERO ?.

Soy un fantasma del pasado. Me encarcelaron siendo un adolescente. Siendo joven, idealista, enamorado de la vida, de la primavera, de los días con sol y las chavalas que bailaban baladas románticas en los atardeceres a la orilla del mar.

Hoy, vivo en el desconcierto del desarraigo y la senectud.

Como el asesino que vuelve compulsivamente al lugar de su crimen para agotar sus coartadas hasta que le caiga el peso de la ley.

Partió nuestro personaje a buscar la soledad, el vacío, el silencio, vamos ! la misantropía absoluta.

Como un llamado del destino, volvió a rondar Las Calles Perdidas.

Si !, las calles perdidas, desiertas, tristes en el crepúsculo navideño.

Volvió a vagar por ellas quizás con la secreta esperanza, cándido al fin, de encontrarse con su fantasma de la navidad.

Con la sombra solitaria, huérfana y solidaria que se le apareció en un callejón del olvido hacía años atrás.

La sombra de Charli !.

Batalha era el páramo desolado con sus ánimas del tiempo de Charli.

Sin turistas, los bares cerrados, los hoteles de tres estrellas con las luces apagadas, la fuente de agua clausurada, sus graderias sucias, su iglesia de azulejos florentinos levemente iluminada disimulando las capoteras góticas de su campanario, las gaviotas hambrientas y los gatos con celo.

Solo las sombras de las sombras, con los ojos afiebrados, sus viejas bufandas y sus abrigos deshilachados. Parecían amables y eran pícaros, alegres y eran marrulleros, cerrados y eran átonos, cabileños y eran patéticos, elementales y sableadores :

-Ten un euro para la sopinha ? -.

MENINAS SI –  MENINAS NO

En la desolación de la calle del picadero de Charli y entre las brumas penosas de sus negocios cerrados a cal y canto hasta después de las “feiras”, destacaban como los faros en la noche lóbrega de las tormentas, dos letreros luminosos guiñando las bondades de sus prestaciones con furia alevosa de vendedores de placeres saturnales, otorgados con insinuaciones de barraganas de sangre ardiente y agarena.

Un primer letrero, era el de siempre : Pensao, con el añadido moderno de que ofrecía su hospedaje de emergencias en varios idiomas, y los señalaba con las banderas de la Unión Europea. De haber enseñas patrias, las había hasta de los EEUU y el Canadá, era un servicio turístico a fondo.

Al lado, se ufanaba un otro garito, con trazas de “ barra americana “ a la portoense, tenía el pomposo nombre de : Trocadero.

El Marqués pensó que ahí quizás podia encontrar noticias de Charli, se asomó a las puertas del bar y le sacudió un torrente de voces femeninas, un tufo a aguardiente, luces oscuras y ritmos calientes de bosanova.

En la puerta de bisagras giratoria, había un cartelito que decía :

Festejamos el Nuevo Año con mucha alegría. Ven a festejar con nosotras y trae otros amigos. La palabra amigos estaba subrayada y él escudriñaba con sus ojos de miope. Cuando sintió el aroma de un perfume barato quemándole el cogote.

Se dió la vuelta con esa energía rauda de gato viejo que aún le quedaba y, se topó de narices con una matrona exuberante, bien proporcionada y de sonrisa de licántropo.

-Hola- dijo ella, y se abrió el astracán negro en la humedad fría del ambiente, mostrando una generosa pechuga de gallina cuarterona, una falda cortísima y unas piernas abundantes dignas de posar para Botero, el escultor de gordas sabrosas.

-Entras al copinho ?- preguntó sugerente.

-De qué vá la cosa ahí dentro ?- respondió.

-Somos todas meninas- le informó.

-Algunas, solo para la conversa, tu sabes, para la “brincadeira”, son las meninas no !.

-Las otras- prosiguió -, son meninas si !, para eso . . . para el amor.

-Y tú- inquirió curioso. – De cual eres ?.

-Yo soy – dijo taxativa. -Soy menina si !.

-Pero primero- prosiguió-. Tengo que tomarme mi copinho.

-Vale !- determinó el Marqués.

-Vamos a por ese copinho.

Y se perdieron en las fauces del pecado del Trocadero de las calles de Charli. En los meandros del destino de todos los forasteros sin nombre.

Memoria Histórica

SANGRE EN LA TARDE – Testimonio

Ocurrió en el país de los golpes de estado -golpe nuestro de cada día- en el siglo pasado, en el país más pobre de L. A.

El golpe se dio y empezó a consolidarse. La Asamblea del Pueblo llamó a la resistencia, esta debía darse en el “cerro” y, todos los partidos democráticos convocaron a su militancia.

El Licenciado nos reunió en el comedor universitario de la UMSA a las 14oo horas.

Luego de una breve información, quedamos convertidos en imberbes milicianos, algo así como la Columna Durruti en la Barcelona del 34. El jefe, naturalmente era el Lic.

La columna a sugerencia suya se llamó Liberación y, partimos hacia la Confederación de Fabriles, allí, el prof. Higueras del Barco nos entregó carabinas semiautomáticas que algunos aprendimos a percutar sobre la marcha.

En las calles movilizadas, el Lic. tomó un bus a punta de carabina y obligó al conductor a llevarnos rumbo al cerro, cumplida la orden, el chofer pidió al Lic. una nota que indique que él colaboró con la resistencia.

En columna india y con las carabinas en bandolera marchamos rumbo al cerro, pasamos entre la muchedumbre que llevaban piedras, agua y botiquines de primeros auxilios, al vernos armados se sorprendian y aplaudian dando vivas a la resistencia.

En esa fila que transportaba piedras al cerro, me topé con David Aguilera Peres, miembro del CEN de la Confederación de Estudiantes, como yo,

Ambos nos sorprendimos, yo armado y él acarreando piedras.

En la euforia del momento, le reconvine :

-Qué haces ahí en la fila ?, ven con nosotros al cerro a combatir !.

Los otros se acercaron a oír nuestro diálogo.

-No puedo -dijo él- estoy con mis camaradas de mi partido (revisionistas).

Entonces yo le dije algo que le molestó y le dejó en evidencia ante sus cdas. y que posteriormente se cobraría en una venganza personal.

Siete años después de la dictadura en el congreso de la Confederación estudiantil en Cbba. El camba Aguilera tomó una cobarde venganza en contubernio con su testaferro de nombre Almaraz. Ninguno de estos estuvo en prisión. (cronicaré en otro testimonio).

-Pero carajo ! -le dije-. Tú no te debes a tus camaradas, al ser de la CEN de la Confederación de Estudiantes, como yo, debes estar peleando en el cerro.

Algunos de sus camaradas aplaudieron, él se agachó avergonzado.

La columna Liberación siguió rumbo a la escarpada del cerro. Pasaron las horas con breves escaramuzas, con heridos y muertos, la aviación fascista lanzó bombas. Había mucha gente y pocos fusiles y se pretendía tomar el cuartel de San Jorge.

Como a las 17oo, el Lic. fué informado de un ampliado estudiantil en el paraninfo de la UMSA. Me dió la tarea de asistir a dicho ampliado, me pidió la carabina y me entregó un revolver.

Ya en la UMSA, entre deliberaciones “bizantinas”, se hicieron las once de la noche, la Universidad fue rodeada por tanquetas del ejército llamando a entregarnos.

El golpe de estado estaba consumado. Algunos salieron a la avenida, otros pasamos por los muros a la casa aledaña y nos dimos las de villadiego.

A partir de ese momento, empezó la cazería humana y sin saberlo nosotros, estaba gestándose el exterminio de la izquierda latina en la conocida Operación Cóndor.

Digresión Necesaria .-

En la cita histórica de los demócratas el 20 de agosto de 1970 en el “cerro”, estaba escrito que no se vencería, sería una derrota más.

De lo que se trataba, era de dejar El Testimonio -la impronta- de una ciudadanía armada de razón libertaria y heroísmo civil, luchando en condiciones desiguales contra el ejercito militar fascista

Juzgue la historia. El cerro se llamaba Laikakota.

Ref : HOY Gráfico – El Diario – Presencia ( hemerotecas de agosto de 1970).

“ Si luchamos, podemos perder. Si no luchamos, estamos irremediablemente perdidos “   Anónimo Republicano en Barcelona 1933.

Centro lisboeta Saldanha  –  Invierno 2016

RICARDO RAUL CAUTHIN ARAMAYO-FLOREZ

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s