2o Capítulo Relato de Verano

  2o  Capítulo.-

Batintin batintin / arrocitos de Pekin. / La rosa quiere ser fusil.                                                                             

 

La marcha de tunantes/as hambrientos empezó por avenida Das Aliados hasta Igreja da Trindade, a medida que se preguntaba a algún caminante solitario que tampoco sabía mucho, subieron por Almada a Rua da Fabrica hacia los predios de Praca da Gomes Texeira y sus aledaños, buscando alguna tasquinha tempranera, al no haber nada, bajaron por Dos Carmelitas  rumbo a Praca Liberdade y, otra vez  volvieron a subir la escarpada de 31 de Janeiro hacia Praca da Batalha.

 

Todo un tour mañanero sin apenas combustible y por lo mismo agotador, duro.

En el frio de la ciudad dormida, entre las sombras de los edificios ruinosos, los cristales rotos de los ventanales y los umbrales oscuros y abandonados a esa hora de la madrugada del Natal portoense, se habían consumido las últimas energías de la víspera.

 

Las aceras, los faroles, el empedrado, las subidas, las bajadas laberínticas de esa urbe a orillas del Douro, estaban acabando con los últimos acopios de la sed, el hambre y la paciencia de las marchantas llegadas desde la Gran Muralla China.

                                                                                                           

A estas alturas de la caminata, la marcha dejó de ser bullanguera y alegre, más se parecía una troupe de trashumantes tras sus cabras maleteras; porque ya no quedaban fuerzas para jalarlas, las empujaban, apoyandose de paso en las mismas.

 

El fiestón de la víspera pasaba las facturas en el cuerpo y el esqueleto, que caray !.

 

 El cicerone de la columna, tambien mostraba sus carencias de inválido de guerras pasadas, se le desapareció ese porte de Marquesiho tronado y más parecía un chulin de puticas tristes.

 

Que los inviernos saben más largos, despiadados y gélidos para los exilados de la libertad y el Dios del amor Eros.

 

EL  SPEECH  MARQUEZIANO

 

Se paró a la vera de la estatua de Batalha con la intención de tomar aliento y vió que las miradas femenínas le focalizaban con signos de interrogación:

 

-Y ahora que ?-.

 

Se aclaró la garganta como en sus buenos viejos tiempos de agitador mitinero y, tomó la palabra……… !,  faltaría más !.

 

“Dear ladys !. . . .  Díjoles a las pálidas hijas de la Ciudad Prohibida.

 

“Voy a confesar a Uds. mis crímenes más ocultos. Desentrañaré las verdades mias “desde sus íntimos orígenes. Mi objetivo es llegar con decoro y decencia al final de “mi vida. Que mi pasado va a misa todos los días.

 

“Aquí, asi como me veis, todo destartalado, me he tumbado a tres dictadores “bananeros. Dos andinos y un costeño. Me entendeís, a tres generales de ejercito “los ví caer bien jodidos y yo tambien quedé jodido pero vivito y con los cojones “bien templados, que vá !.

 

“Por que viví un tiempo nefasto y violento que transcurrió como un suspiro de “verano, como un sueño de primavera, porque la juventud divino tesoro, ladys, “pasó rapidisimo como un cometa.

 

“Y por lo mismo, es mi misión recuperar mi tiempo perdido, antes que se diluya en “la realidad de mi fracaso.

“Antes que sea borrado de la faz de la tierra por los voyeuristas sociales, los “militantes cenizos, los eunucos útiles, esos del Motetun, los lumpen obreristas,  los “joveros oportunistas, los marginales del Crucetaquiña.

“O esos otros, los vagos, los borrachitos de la calle López, a quienes enseñé los “rudimentos de la política, hoy elementos provocadores y, todos los demas, que en “mis épocas “de gloria, comian y bebian de mi mano, la que despues morderían.

 

“Porque presté un servicio a la cauza, ganando el regional del valle en toda la regla  “y, no pudieron derrotarnos, porque teníamos la fuerza de la razón y la capacidad “de la dialéctica total.

 

“Esos que fueron sombra y masa mediocre en las jornadas de la Federación y la “Confederación, -los grises-, donde me tocó mostrar mi liderazgo hasta dar con mis “huesos en la carcel, el campo de concentración y el exilio.

 

”En nombre de mi frente de estudiantes anarquistas: BANCADA !.

 

”Porque fui preso político en cárceles andinas y prisionero de guerra en el estadium

”de fútbol de Santiago de Chile.

”Porque nunca di ningun nombre, ni entregué ninguna dirección en todo el tiempo “de mi cautiverio; por mi boca no cayó nadie.

”Porque envié una carta abierta desde la carcel de Viacha, pidiendo la libertad de “los estudiantes presos, una temeridad que nadie se atrevía. Para ser increpado a “la vuelta de mi exilio de siete años, por los que convirtieron la antológica FES del “Valle, en una “comisaría etno-folclórica.

                                                                                                                       

”En cambio, los autócratas pensaron que serían eternos, pero la vida –es decir nosotros-, les demostramos que todo es efímero y más aun el poder malhabido, y “que nadie escapa a la ley de la gravedad, la más absoluta de todas.

“De esa manera les derrotamos, les  hicimos recular a sus cuarteles y quedamos con “la certidumbre de que jamás de los jamases: nos rendiremos.

 

“Porque fundamos un auténtico partido libertario del valle a la cabeza de tres históricos: V. Grájeda, excomandante de los insurgentes en la sierra del Mosetenes en el Alto Amazonas. E. Velasquez, ingeniero industrial intelectual y, A. Yapura, “médico rural de las comunidades de Arbieto.

 

“Porque organizamos el mejor ampliado nacional del nuevo partido en los predios de la fábrica de Tacata, propiedad de E. Velasquez, para demostrarles nuestra capacidad de montar una auténtica ”infra”, sin depender de sus ONGs corruptas, ni sus escuerzos funcionales.

                                                                                                                       

”Esos licántropos del poder, creyeron construir atalayas de eternidades, donde enrocarse por generaciones. Lo que hicieron fueron efímeros castillos de arena, super frágiles a las pleamares de jóvenes ilustrados, de roqueros libertarios.

 

”Por último, mi homenaje a: Nelson Eguez, Chatito Sanjines y el Dr. Raul Ruiz, tres distinguidos personajes de mi memoria selectiva.

”Como ustedes mismas camaraditas chinesas.

“Insurrectas Errantes ! . . . My Dear Ladys! ! ! .

(Y, se secó con coraje, esa lágrima traicionera que rodaba por su mejilla).                                                        

                                                                                         

Ah ! Marquezinho tronado. Cuando se agotaba, le entraba la nostalgia de su memoria perdida. Su nihilismo militante le despertaba los delirios de cuando fue jóven lider de estudiantes, en esa bendita y benemérita Confederación Estudiantil de épico recuerdo, que ya solo existia en sus crónicas íntimas, en el despilfarro de su propia historia.

 

Ah ! Marquezinho tronado. Por fin había aprendido el arte de los “Miuras” –los purasangres-, a crecerse contra el matonaje de los militantes disciplinados, esos que se llenaban la boca diciendo: camarada! Y, luego pringaban con sus babosos besos de Judas, o como el delator del Alto Madidi, en ese país de dictadores de mierda.

 

Las muchachas de ojitos rasgados, escuchaban asombradas esa confesión del soliloquio con que su alevosía filosófica pretendía rememorar sus circunstancias de su ayer y, se pusieron a aplaudir timidamente un “speech” que apenas entendian, pero lo asumian como la certeza de un hombre maltratado por su pasado.

 

-Si no es cierto lo que dice el Malquéz (con ele), entonces esta loco de amarrar, oh bendito Mao, y ahora que ?.

 

Cuando ya estaban por darce por vencidas y quedarce sentadas a la bartola en los asientos da Batalha hasta que pase el sereno y llegue el sol, la suerte se apiadó de las marchantas.

 

De las sombras de Rua San Ildefonso salió la buena referencia en forma de un zombie de ultratumba, era un ”homeles” que se acercó a pedirles limosna.

 

Inmediatamente dijo el cicerone: -Te damos diez euros, si nos dices que lugar esta abierto este momento para poder tomar un café-.

-Aquí abajo –dijo el homeles-, bajando por Rua Brincadeira esta abierto el Pink Panter.

-Bingo! –dijeron las chinitas- y hacen de comer ?.

-A veces hacen  pizzas de combate- les repondió.

-Bingo !- volvieron a responder las camaraditas.

 

De modo que recogieron los bártulos, tomaron el último aliento y jala! a voltear via Rua Larga, doblando por Brincadeira, hasta dar con Bomparaiso y Sao Tomé. La Pink Panter estaba abierta, sonó el último: Bingo! en las voces agotadas y roncas de las turistas chinesas.

 

El lugar en cuestión, tenía dos plantas, en la primera cabeceaban dos solitarios parroquianos frente a sus cafecinhos de 40 centavos de euro, asi como la aburrida camarera.

En cambio, se oian risas de féminas alegres de escándalo y amanecida de saraos en el mesanine gradas arriba.

 

Las chinesitas recobraron como por encanto los ánimos agotados por la caminata. Sus ojitos horizontales se les disolvieron en unas rayitas diminutas, que más se parecian pliegues bajo los párpados en sus caritas de porcelana pequinesa.

 

Alborotaron la Pink Panter con su bullanga de colegialas, sus risas cristalinas y sus chascarrillos jocosos, que solo ellas entendian; por que los decian en mandarin.

 

A él le daban palmaditas amistosas: Ok Malquéz!………….Ok Malquéz !.

 

El cicerone ya repuesto en su rol de guia de las marchantas y, asumida otra vez la compostura de Marquezinho tronado, se apresuró a solicitar a la camarera –quien no daba crédito al ver tantas mujeres a esa hora de la mañana-, el servicio de pizzas.

 

-No sé –dijo- a esta hora de la mañana, y cuantas pizzas ?.

-Veinticuatro –dijo el foráneo- y posiblemente algunas más, muchas de ellas continuaran viaje y piensan llevarse la merienda para el trayecto.

La camarera quedó asombrada, vender treinta pizzas suponia la venta de todo un día ordinario

-Voy a despertar al pizero –dijo- pero tendran que acomodarse ahí arriba, aquí no caben todos-, y señaló con el dedo anular hacia el cielo.

 

El foráneo como buen monitor, ordenó el reciclado de los tremendos arreos de viaje.

Se puso a la cabeza de la columna chinesa como un waripolero y enarbolando su bastón de perdulario enfiló hacia arriba, rataplan. . . . . plan . . . . .plan !.

 

Si hubiera imaginado ese Marquezinho tronado que al subir esos peldaños retorcidos y angostos en caracol esa fria mañana del Natal, estaba subiendo a su cadalso de aprendiz de escritor itinerante. Posiblemente nunca lo hubiera hecho.

 

Pero quien podría escribir los designios en la incongruencia del futuro que duerme en los santuarios de Tebas, la de las cien puertas, contando el paso de los años ?.

Solo la Diosa Hator en su templo sagrado de los reinos de Cleopatra Séptima.

 

De modo que, no bien asomó la cabeza por el ojo de buey al final de esa garganta de peldaños del caracol de hierro, sintió el llamado imperativo de la ley de la frontera.

De esos que se hechan la vida por montera para encontrarse en tierras de nadie.

Viró la mirada en dirección a las voces que conversaban en una lengua que le pareció el romaní, la misma que escuchó en los “roulottes” del campamento camborio  en las playas de Espinho.

 

Y, en el instante frio del amanecer, instante que recordará el resto de su vida. Se sintió secuestrado por el brillo verde eléctrico de dos ojos de gata, transfigurados de una profunda constelación de mirada acerba, como pinceladas críticas que surgieran del fondo de las algas marinas.

 

Eran dos ojazos de un verde intenso y siniestro, que le penetraron como dos puñales afilados a punta de alfange en piedra de jade. Mirada intensa y desafiante.

 

Uno de los ojos verdes, el derecho, era nublado, o sea que, estaba jazpeado por una nube platinada que adquiría con la luz del amanecer, la claridad profunda de un pedernal encendido en la noche de los tiempos.

 

En esa mirada agresiva y misteriosa, advirtió el arcaico presentimiento de la formulación de dos interrogantes.

 

La nube platinada decia :

 -A que has venido ?. . . . . .  Que quieres ?.

 

Mientras las agua-marinas verdes de los ojazos –los ochichornis cetrini- indagaban a su vez :

-Recien estas llegando !. . . Porque tardaste ?. . . . , te esperaba hace tiempo atrás !.

 

 

 

 

Continuará.

 

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s