N A V I D A D ………………..Otra  vez !

 

„ No me inducen motivos de orgullo, partido o resentimiento a adherirme a la doctrina de la libertad y la independencia „.          Thomas  Paine   1776

 

Visitantes  de  APATRIDIA

 

Preparamos el equipaje para partir como ayer, como mañana, como siempre.

 

En la calma chicha del “garconniére” de plaza Stabbe. Difumina el CD la voz distendida y sedante de Adele:  -Someone like you : Old friend, why are you so shy ?. / It ain´t like you to hold back or hide from the lie.

 

Se nos ralentizan los reflejos, se siente la tibieza de la bata de franela escocesa y la fragancia del tabaco mixturado Virginia, en la vieja pipa de lobo de mar o de aprendiz de escritor.

 

Decididamente, estamos envejeciendo a marchas forzadas, Adele insiste :

-Nothing compares, no worries or cares. / Regret´s and mistakes they´re memories made.

 

Rehostía ! que tronco de voz, tronco de mujer, tronco de faraona.

 

Preparamos la partida huyendo de la Navidad como cada año, llevando en las alforjas el peso abrumador de nuestra historia y todas sus circunstancias.

Que tienen un sabor amargo, será por que la padecimos íntegra, la bebimos hasta la última gota, la escanciamos hasta la última frontera.

 

Ese Finisterre donde se nos reserva la soledad y la misantropía.

 

La soledad personal, privada, restringida, donde solo cabemos nosotros y nuestros crímenes más íntimos, inconfesables. Como haber matado al amor, reivindicando derechos para quienes no nos llegaban a los talones: los perjuros de la historia.

 

Nuestra memoria, es ante todo la autocrítica por esos errores, esos fracasos, los sueños perdidos, la inmolación en la hoguera de la resistencia, el aguante atorrante y cínico en tierras de exilio.

El cargo de conciencia de haber defraudado tantas esperanzas puestas en nuestro dudoso talento de estudiantes a tiempo completo, becarios reincidentes.

La evidencia de haberles fallado a nuestros padres, quienes en una última instancia, se rascaron los bolsillos, para financiar nuestras veleidades de insurrectos errantes, de libertarios rebeldes, siempre en territorios prestados, de afímeras victorias y sonadas derrotas. – Los epílogos épicos de la historia -.

 

Los lances audazes de amores furtivos al filo de amaneceres glaucos y húmedos.

 

Con otra Navidad a cuestas y, una vez perdida la inocencia, con el raciocinio cuerdo y por fin maduro, llegamos a la certidumbre cuasi definitiva, a conciderar que este enloquecido mundo, esta cada vez más abrumado.

 

La libertad ganada con tanto sacrificio y a tan alto precio, hoy por hoy, no sabemos si mañana, se juega su razón de ser, en manos y actitudes de truhanes iluminados, de tahures banqueros sin escrúpulos y, fulleros reciclados en una nueva sub clase ascendente de anti-politicos.

 

El poder duro de populistas autoritarios e intolerantes, que permutan irredentos la gramática de las ideas con la violencia de sus métodos de comisariado neo-estalinista, no toleran la inteligencia crítica.

El poder blando que tiende a controlar y fiscalizar el soft power de jóvenes ilustrados.

Son los reflujos cíclicos de la historia. Esperemos que la democracia supere sus horas bajas, supere la crisis, el pesimismo y la intolerancia de estos tiempos.

 

Adele, nos consuela : -Who would have know bitter sweet this would taste ?.

 

Discedente  vale  dicere.-

 

Ya casi terminamos. Afirmando que las dictaduras y el exilio nos marcaron con su tatuaje de fuego a los últimos en cruzar la frontera, al abandonar la propiedad heredada, el suelo patrio.

Ese donde teníamos que engendrar la estirpe para perpetuar a nuestros mayores. Entonces !.

 Volteamos la mirada por última vez, como lo haría el último Mohicano al abandonar las orillas del rio Hudson, o los últimos milicianos de la Columna Durruti al cruzar el paso de la Jonqueira, o los últimos Templarios al dejar Tierra Santa, o los últimos Sefarades al dejar sus hogares en la juderia de Córdova.

 

Así !.  Volteamos la mirada y, como en la maldición bíblica congelamos los recuerdos, petrificándolos en estalacmitas de sal, como hitos fronterizos sin derecho al retorno.

Jurando no volver nunca más a ese suelo que nos rechazó, que no nos quizo.

 

Prometiendo morir en playas extranjeras, lejos, lo más lejos posible de esa tierra arrasada de país desventurado y deshonrado por el narco.

Como si Ulises repudiara el retorno a su Ìtaca sodomizada por la bárbara purriela.

 

En la calma chicha del garconniére, tenemos ya preparada la valija para el viaje de espantada de la Navidad, hay una infinita tristeza en los recuerdos.

 

Adele insiste en consolarnos, una y otra vez por las hondas del CD :

-Don´t forget me, I beg. I remembered you said :

-Sometimes it lasts in love but sometimes it hurts instead, yeah.

-Someone like you-  ( Alguien como tú )……………………(la libertad quizá ?) .

 

Dilectos  lectores  de  APATRIDIA

 

En este Nuevo Año :

-Que tinguem sort-.     Que tengamos suerte – Lluis Llach

Brindaremos con cava y fuet, algo más catalán no se nos ocurre.

 

“ Escribo a lapiz porque no tenemos tinta más que para el sobre “.  Carta del exilio.

 

Feliz Navidad  !

Garconniére      Pza.  Stabbe – Gbg.   XII

 

RICARDO  RAUL  CAUTHIN  ARAMAYO-FLOREZ

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s