B   O   O  M  !

 

Remembranza del Boom de las letras latinoamericanas.

 

” Al boom le debo esta libertad y este desarrollo de la imaginación ”. Tahar Ben Jelloun.

 

Hace cinco décadas atras ,y, por circunstancias inescrutables del destino, se convocaron en la Ciudad Condal –Barcelona- varios escritores latinoamericanos.

Destacando cuatro de ellos, los pilares  del fenómeno literario conocido como el:

Boom Latinoamericano.

 

Ellos fueron, son y serán: Julio Cortázar –El siglo de las luzes-, Carlos Fuentes –La muerte de Artemio Cruz-, Gabriel Garcia Marquéz –La mala hora-, y Mario Vargas Llosa –La ciudad y los perros-.

Quienes, al socaire de una amistad y simpatía de paisanaje continental, vocación a toda prueba para la escritura sobre la fenomenología total del nuevo mundo y, un compromiso compulsivo con la libertad, hicieron un pacto, cuantan las anécdotas, de escribir sobre las dictaduras de sus respectivos paises.

Al mismo tiempo dieron el “pistoletazo de salida” a la reivindicación universal de las letras latinoamericanas.

 

Liberaron al idioma del constreñido corsé “cervantino-puritano”, para escribir con gracejos americanos renovados y modernos, en una España abrumada por el franquismo.

Así, los libros del Boom, narraron historias en colombiano, peruano, chileno, mejicano etc. etc. con una técnica depurada, y una belleza enédita.

 

La lengua de “los descubridores”, hacía el camino de vuelta de América a la Península, como los bergantines cargados de oro, plata y comida hace 500 años atras.

Esta vez los señores de la palabra escrita traían a la vieja Europa un idioma renovado, fresco, lleno de libertad y, esa vitalidad positiva del hombre americano.

Podemos decir que se invirtió el famoso grito: -Tierra a la vista-, por el no menos literario: -Metrópoli a la vista-.

 

Los precursores.-

 Antes que ellos, los del Boom, hubieron otros escritores ”pioneros” por Europa: Borges – el afrancesado-, Rulfo –el cronista de Comala-, Ruben Dario –el poeta irreverente-, Huidobro –el exquisito- y, asi establecieron una nómina colosal, como la de los que llegaron posteriormente.

 

Ahora bien, este acontecimiento inédito en la literatura latinoamericana, que empezó por el 1966, cumple su cincuenta aniversario y, se lo recuerda con eventos culturales a ambos lados del “gran charco” por connotados intelectuales de las letras y, millones de lectores del Realismo Mágico, quienes nos brindan contundentes puntos de vista sobre el tema, interesantes tesituras para enterarnos más y, por que no?, seguir aprendiendo.

 

Recreando la Barcelona de aquellas épocas.-

Nosotros recalamos en Barcelona en el verano de 1974 y, todavía se sentían las hondas expansivas del Boom, la Ciudad Condal vivía su resaca literaria.

La Universidad Autónoma, Plaza Guixols, donde nosotros ”pajareábamos”,  si no es molestia recordarlo, hervía de actividad en las jornadas de resistencia a la dictadura, llamadas estas: militantes o movilizadas.

 

En las tertulias y las ”sentadas” era de rigor comentar los libros del Boom:                      –Que si asi eran los institutos militares en La ciudad y los perros. O el poder omnímodo de los milicos  en La mala hora. O el carisma de los caciques agrarios en La muerte de Artemio Cruz-.

-Joder !  que tios !… .Macho ! -.  Decían los chavales universitarios.

Esa literatura libertaria, unida a la lucha de la juventud estudiosa en el sub continente americano contra sus dictaduras, inspiraba y estimulaba a su vez a la juventud catalana.

 

Algunos lugares emblemáticos del Boom.-

Fueron areas para el recuerdo y el exorcismo del paso del tiempo, por donde transitaron las historias narradas en los libros del Boom, los cuentos del Realismo Mágico y, muy posiblemente sus insignes creadores, asiduos coloquiales de la bohemia de la época.

 

Es sabido que el “cuartel general” del gran Ruben Dario fue Els Cuatre Gats, cercano al Portal de´l Angel en plaza Catalunya, luego serían las tertulias literarias en el bar Dos Mundos en Plaza Real, las sesiones de jazz en el Jamboré, las tardes de toros en el Coso de Plaza España, las cenas en El Lince de carrer Tallers, los “tapeos” en la Barceloneta.

 

Hasta los ”after” en los amaneceres errantes esperando la salida del sol sobre el Mediterraneo, en el Paseo Marítimo, calentando el cuerpo con ”carajillos” graduados con coñá Lepanto y, la grata compañia de las señoritas del alterne, huéspedes alegres de los hotelitos de las Ramblas.

 

Oh ! la Barcelona de aquellos tiempos, cuando haciamos hora tirados a la bartola en el estudio de Pau Palaú, deleitandonos con La mala hora y Los Jefes.

Dos libros de cabecera,  a los que volvemos compulsivamente una y otra vez, en busca del sueño y el consuelo en los duermevelas de la apatridia.

 

El Boom Latinoamericano, sentó un precedente en la literatura universal indiscutiblemente positivo. Hay pues, un antes y un despues al Boom.

Sus ilustres inspiradores, como todo ciudadano cultivado, tienen un posicionamiento político, estan en todo su derecho, y la política es militante, a su vez la militancia exige mestralías, subordinación a tal o cual ideología, a tal o cual “jefesillo”.

 

En cambio la única servidumbre de la literatura, es la libertad y la imaginación en todas sus vertientes, es ahí donde se impone la revelación de los autores “Boomistas”.

 

“ Se dice boom porque no hay tendencias, hay escritores y novelas “. Juan Cruz

 

 

Lectores de APATRIDIA

Salut !  por el Boom  !.

 

RICARDO  RAUL  CAUTHIN  ARAMAYO-FLOREZ

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s